Loading...

Esperit!

Jugando con Esperit!

Vi a Esperit! por primera vez en un concierto en el bar Heliogàbal de Barcelona. No sabía nada sobre él –más allá de que era uno de los miembros de Les Aus- ni había escuchado nada de lo que hacía, así que iba totalmente virgen. Y lo que vi en el pequeño escenario me fascinó, por su libertad, por su creatividad. Pero sobre todo porque vi a un tío que se lo pasaba de puta madre tocando, que disfrutaba como un niño con sus juguetes, y que te contagiaba su energía mientras hacía de hombre orquesta, tocando la guitarra, la batería, el teclado, la armónica, y a veces, todo a la vez. Y a pesar de que su interpretación no siempre era perfecta, siempre era de verdad. Tenía alma.

Y pensé que me gustaría conocerlo y hacer alguna cosa con él, volver a verle tocar –esta vez con la cámara- e intentar capturar esa energía que transmitía en directo. Me puse en contacto con él, quedamos un día, me contó algunas cosas de su vida. Y vi que no había trampa, que lo que muestra en un escenario se corresponde con lo que muestra fuera de él. Un tío sin domesticar.

Me comentó que vivía en una casita en mitad del bosque, en el Montseny, y pensé que sería un lugar ideal para hacer la grabación. Quedamos al cabo de unas semanas, aunque la verdad es que no tenía nada muy premeditado, ni muy pensado sobre lo que quería hacer. Simplemente grabar algunos temas, preguntarle algunas cosas sobre las que sentía curiosidad, pero dejando un cierto margen de libertad a lo que tuviese que pasar. A la hora de enfrentarme a la grabación quería mantener el mismo espíritu que él cuando se enfrenta a la música.

Y montó un set en el bosque, le hice unas preguntas, tocó cuatro temas que yo escuchaba por primera o segunda vez y lo intenté seguir con la cámara. Hay momentos de imperfecciones, movimientos de cámara que no van a ningún lado porque él ya está en otro instrumento, alguna brusquedad, pero todo eso formaba parte del juego. Más que captar la música de Esperit! con perfección técnica, la intención siempre fue intentar captar su esencia. Y creo que algo de eso ha quedado en estos 20 minutos de documental.

Jugant amb Esperit!

Vaig veure a Esperit! per primera vegada en un concert en el bar Heliogàbal de Barcelona. No sabia res sobre ell –més enllà que era un dels membres de Les Aus- ni havia escoltat res del que feia, així que anava totalment verge. I el que vaig veure en el petit escenari em va fascinar, per la seva llibertat, per la seva creativitat. Però sobretot perquè vaig veure a un tio que s’ho passava de puta mare tocant, que gaudia com un nen amb les seves joguines, i que et contagiava la seva energia mentre feia d’home orquestra, tocant la guitarra, la bateria, el teclat, l’harmònica, i de vegades, tot alhora. I malgrat que la seva interpretació no sempre era perfecta, sempre era de veritat. Tenia ànima.

I vaig pensar que m’agradaria coneixe’l i fer alguna cosa amb ell, tornar-lo a veure tocar –aquesta vegada amb la càmera- i intentar capturar aquesta energia que transmetia en directe. Em vaig posar en contacte amb ell, vam quedar un dia, em va explicar algunes coses de la seva vida. I vaig veure que no hi havia trampa, que el que mostra en un escenari es correspon amb el que mostra fora d’ell. Un tio sense domesticar.

Em va comentar que vivia en una caseta al mig del bosc, al Montseny, i vaig pensar que seria un lloc ideal per fer la gravació. Vam quedar unes setmanes després, tot i que no tenia res molt premeditat, ni molt pensat sobre el que volia fer. Simplement gravar alguns temes, preguntar-li algunes coses sobre les quals sentia curiositat, però deixant un cert marge de llibertat al que hagués de passar. A l’hora d’enfrontar-me a la gravació volia mantenir el mateix esperit que ell quan s’enfronta a la música.

I va muntar un set al bosc, li vaig fer unes preguntes, va tocar quatre temes que jo escoltava per primera o segona vegada i el vaig intentar seguir amb la càmera. Hi ha moments d’imperfeccions, moviments de càmera que no van enlloc perquè ell ja està en un altre instrument, alguna brusquedat, però tot això formava part del joc. Més que captar la música d’Esperit! amb perfecció tècnica, la intenció sempre va ser intentar captar la seva essència. I crec que una mica d’això ha quedat en aquests 20 minuts de documental.